Fuente - http://www.filosofia.tk/soloapuntes/enlaces.html

 

Libro II

A1. - No despreciar los actos "malos" de los demás porque no pueden controlarlos. El que no sabe distinguir entre bien o mal no puede elegir.
A.2.- Se miran de las "tres partes del cuerpo" cuál es la única que tiene importancia: el guía interior.
A.3.- Es necesario preservar todo lo que es natural, porque ese es el comportamiento que agraciarán los dioses.
A.4.- Hay que estar en armonía con los dioses, y por tanto encontrar el sitio que ocupa uno mismo en la naturaleza lo antes posible, porque una vez que te mueras no habrá otra oportunidad.
A.5.- El buen romano posee estas virtudes: disciplina, libertad, justicia y pasión. Se estará en el camino que los dioses favorecen si se guía por la razón.
A.6.- pensamiento muy íntimo que representa una contradicción.
A.7.- Hay que procurar darle un sentido a la vida.
A.8.- La desdicha como hija de aquel que sólo se fija en lo que hay en los demás de malvado.
A.9.- Hay que estar en armonía con la naturaleza sabiendo situar quien eres tú y que es lo que te rodea, y al mismo tiempo que nadie pueda impedírtelo.
A.10.- En este apartado Marco Aurelio valora las faltas en la línea de Teofrasto. Depende de si se cometen con dolor y por obligación o por gusto.
A.11.- Se asumen a los dioses como parte del sentido de la existencia. Y por otro se retoma la distinción del bien y el mal, llegando a la conclusión, de que hay cosas que no son ni buenas ni malas.
A.12.- Se reflexiona sobre la muerte y sobre el paso del tiempo. Se dice que la muerte es algo natural. A.13.- Hay que saber cómo son los dioses, pero también hay que conocer "la propia divinidad" y respetarla porque así se podrá respetar mejor a los dioses por lo que nos relaciona con ello.
A.14.- Reflexión sobre el tiempo y la vida. No importa su duración para el hombre, puesto que todo fluye en círculos y se verán las mismas cosas. "Lo más largo y lo más corto confluyen en un mismo punto". Lo que importa es la vida en el presente pues lo único que realmente se posee.
A.15.- Cita de Menandro y referencia al cínico Mónimo. Sobre la opinión.
A.16.- Las cinco causas por las que el "alma" se siente en desacuerdo y por tanto no está en armonía con el mundo son el enojo, la aversión humana, cuando se regala de placeres, cuando es hipócrita y cuando se deja llevar sin más, sin seguir a "la razón", que es el fin de los seres racionales.
A.17.- Vuelve a insistir en seguir a la razón, puesto que el tiempo humano no tiene importancia y todas las cosas materiales son humo. A esto le llama filosofía porque consiste en no darle importancia al tiempo y llevarlo con dignidad y no tener miedo de los cambios.



 

Libro III

A.1.- Dice Marco Aurelio con bastantes metáforas que no está tan claro que vivir más años sea mejor, porque si se empiezan a perder facultades mentales (con la vejez) entonces el hombre pierde lo único que tiene, la razón y se convierte en un guiñapo.
A.2.- Relatividad de la belleza: Cosas que no están previstas pero que son "naturales" son bellas. En todo el conjunto siempre habrá algo bello si se tiene sensibilidad.
A.3.- Se nombra a Hipócrates, a Alejandro, a Sócrates, a Heráclito, para ejemplificar que si nos dejamos llevar por la razón, lo que hagamos permanecerá, pero todos lo demás no, porque la muerte les llega a todos los hombres.
A.4.- Descripción del hombre perfecto racionalmente. Aquél que puede decir siempre lo que está pensando porque su mente no está contaminada viendo los fallos de los demás, tiene que estar en armonía con la naturaleza y habrá de situarle entre los mejores.
A.5.- Más consejos para el hombre "bien". Ser austero, sereno, tranquilo y autosuficiente.
A.6.- Canto a la individualidad inteligente apoyándose en Sócrates. El hombre ha de volverse hacia el bien supremo, y lo más probable es que el bien supremo sea su inteligencia.
A.7.- Un ser racional no ha de estimar nunca como bueno aquello que le haga ser perseguido o perseguidor. Es decir, ha de comportarse como es inteligente y sociable.
A.8.- El hombre cuyo pensamiento es disciplinado y puro, no tiene nada malo.
A.9.- Repetición sobre el culto a la inteligencia.
A.10.- Hay que limitarse a tener unos cuantos principios, ya que la gloria póstuma no importa, sólo lo que se vive.
A.11.- Un consejo más: Lo importante es percibir la idea mediante un método que coordine al hombre con la naturaleza, de tal forma que encaje la comprensión de la realidad. Por esto mismo se sabrá de donde tienen las cosas, las causas, si son por azar, etcétera.
A.12.- Si se le rinde culto a la razón y se actúa conforme a ella, nada podrá tocarnos.
A.13.- Se debe disponer siempre de los principios que distinguen entre lo humano y lo divino, y sobre todo de su interrelación.
A.14.- Otro consejo, que no se divague.
A.15.- Los ojos no conocen acepciones, sino que es otra cosa distinta lo que las conoce.
A.16.- División tripartita de la persona: cuerpo, alma e inteligencia. Se correspondería con la razón, la templanza y el coraje de Platón. Si están en armonía y guiadas por la razón nada le perturba, sino está perdido.



 


Libro IV

A.1.- El guía interior puede identificarse con el fuego sempiterno de Heráclito.
A.2.- Todo lo que se haga debe ser a través de la razón no del azar.
A.3.- La calma más absoluta está en el alma, sobre todo si la cuidas y mantienes en buen orden. Cuando haya que retirarse a descansar lo mejor es replegarse sobre sí mismo. Hay que adoptar unos pocos principios y no esperar glorias futuras porque un solo hombre o los elogios que se le puedan hacer son insignificantes. Marco Aurelio da el consejo y define al buen romano que ha de conservar ante todo, dos principios como hombre mortal: el primero se basa en saber que las cosas se alcanzan a través de la razón y que no son visibles fácilmente. Y la segunda que todas las cosas percibidas pronto cambiaran. Cita a Demócrito.
A.4.- Se relaciona la razón como facultad común y se define esta como social y como "ley". Se plantea de donde proviene ese algo común que nos une llamado "inteligencia" Se habla del mundo como una ciudad común y también se alude a la causalidad de las cosas.
A.5.- La muerte entendida como algo normal e implícito en la condición humana.
A.6.-Ante todo hay que recordar que somos perecederos.
A.7.- Si se ignoran sospechas y daños estos desaparecen (destruirlos a través de la razón).
A.8.- Alusión a lo que puede sufrir el hombre y a que lo que no deteriora no puede causarle ningún mal.
A.9.- La naturaleza está obligada a hacer estas cosas.
A.10.- Todo tiene su lógica, su causa y su consecuencia. Actuando bajo estos principios se conseguirá ser un hombre cabal.
A.11.- Hay que examinar las cosas como son en realidad sin prejuicios añadidos.
A.12.- Dos son las cosas que hay que ejecutar siempre, actuar bajo los dictados de la razón y no dejar que otros nos disuadan de nuestras convicciones, siempre que estas sean por el bien de todos y no particulares.
A.13.- Una especie de diálogo sobre sí mismo. Tengo razón y la prueba de que la uso es que sé que la tengo.
A.14.- Se asume al hombre como parte de un todo que le reabsorberá.
A.15.- No importa el tiempo que se viva.
A.16.- El venerar la razón puede traer enemigos.
A.17.- No se debe vivir como si se fuera casi inmortal ya que la muerte llega más tarde o más temprano, el consejo que se da es ser virtuoso mientras se pueda.
A.18.- Hay que estar pendiente de mejorarse uno mismo y no de lo que hacen mal los demás.
A.19.- Un texto confuso, que vuelve a hablar sobre la muerte y la poca importancia del recuerdo. A.20.- Las cosas que son realmente bellas no dependen de que se las alabe.
A.21.- Marco Aurelio se pregunta que si las almas son eternas, como tiene el aire espacio para que cojan todas. La explicación que da es que estas, al cabo de un tiempo se disuelven y dice que para poder entenderlo es necesario recurrir a la distinción entre la causa material y la causa formal.
A.22.- En todo momento llevarse por la razón.
A.23.- Especie de canto de amor a la naturaleza para que le ayude a comprenderse (supongo).
A.24.- Enfrenta a Demócrito y Aristóteles para sacar sus propias conclusiones. Demócrito defiende hacer pocas cosas para estar de buen humor mientras que Aristóteles dice que hay que hacer todo lo necesario que prescriba la sociabilidad humana. Marco Aurelio piensa que de seguir este segundo principio se eliminarían muchas actividades superfluas y se ganaría tiempo y más felicidad. Por tanto hay que analizar qué cosas hay que hacer y cuáles no.
A 25. - El hombre debería probar a ser hombre de bien, que significa contentarse con lo que te ha tocado.
A.26.- Todo lo que te ocurra está determinado por el principio de las cosas y no hay que alterase por nada. Sobriedad.
A.27.- Reflexión sobre el orden. Si el hombre es ordenado, el todo debe serlo también.
A.28.- Enumeración de lo que se considera malo.
A.29.- Todo aquel que no conozca el mundo lo sentirá como siniestro. Sobre todo porque no está guiado por la razón común, y cree que su alma es solitaria y no parte de una sola alma.
A.30.- Se reprocha el no estudiar más aunque tenga medios.
A.31.- El hombre debe conformarse con lo que aprendió y amarlo a fin de ser un hombre libre.
A.32.- En este apartado la comparación de los tiempos de unos y otros parece hablar de movimientos circulares en las que todo se repite, las mismas pasiones y ambiciones, y que todas estas cosas se disuelven en átomos. Hay que saber a qué es necesario dedicarle tiempo y no preocuparte por cosas que no van a pertenecer, porque al final siempre es lo mismo.
A.33.- Los nombres de las personas se borran y el recuerdo es vacío. Lo que conviene que se recuerde es una forma de ser y de vivir.
A.34.35- Habla sobre lo efímero. Para Marco Aurelio, todo es efímero.
A.36.- Es indispensable acostumbrarse al cambio, porque quedarse en la semilla, es demasiado simple, la semilla no es más que el principio de lo que puede llegar a ser.
A.37, 38, 39. - Ante el miedo a morir sin haber alcanzado un estado de alma óptimo, Marco Aurelio se plantea cuáles son sus principios rectores, incluyendo entre ellos el de no considerar ni bueno ni malo a lo que a cualquier persona acontece (independientemente de su conducta moral, por ejemplo la muerte).
A.40 Identificación del Todo con el universo, en cuyo seno todas las cosas están entrelazadas. Una especie de gran Dios natural.
A.41, 42, 43, 44, 45. - Se repiten las ideas de que el hombre tan sólo es un muerto, de que el cambio es algo natural, y por tanto carece de calificativos morales, y solo puede afectar a los necios como si de males se tratara, además estos cambios se relacionaran y se explican por afinidad, no por enumeración.
A.46.- Cita a Heráclito y a su devenir, así como a la advertencia y separación de este entre quienes están dormidos y quienes están despiertos.
A.47, 48.50 - La muerte, es decir cuando te mueras es algo poco importante, porque la muerte, o la efeméride, es algo connatural a los humanos y a todo lo que es suyo. Se vuelve a insistir sobre la idea de que, ante este panorama, lo mejor es obrar lo más correctamente, lo que implica cierta coherencia y un aprendizaje que añade cualidades a la educación que se recibe.
A.49.- La idea del ser totalmente firme aparece constantemente en los textos de Marco Aurelio. El prototipo es el hombre al cual no le afectan las calamidades porque es capaz de razonarlas y de serenarse ante ellas, es decir de controlar sus emociones.
A.51.- Para Marco Aurelio lo abreviado (atajo) es el camino a seguir en todos los actos.


 

Subir